Rovira Llobet, M. (2014). La visualización, una estrategia lectora. Cuadernos de pedagogía, 446, 23-25. 

La mayoría de los alumnos, nacidos alrededor de los años 90, hemos trabajado la lectura en primaria y en secundaría. La metodología variaba según el profesor, recuerdo que en sexto de primaria competíamos por ser el o la que más libros leía en cada trimestre, ya que la profesora te felicitaba en clase y a final de curso te daba un diploma si estabas entre los primeros. No me gustaba mucho leer y menos aún hacer una ficha de cada libro que leía rellenando una serie de preguntas sobre el autor o la temática del texto. Aun así, me esforzaba porque mi casilla de libros leídos no estuviera en rojo y por conseguir ese deseado diploma. En secundaria algunos profesores también nos hacía exámenes sobre los libros que nos mandaban leer, si no nos gustaba la lectura apurábamos hasta los últimos días o incluso las últimas horas para acabar el libro y superar el examen con buena nota.

Recuerdo el primer libro que leí con especial interés, incluso lo releí una vez más y le pedí a mi compañera que me dejara la segunda parte ya que me había encantado. Esta vez la lectura era voluntaria, nuestra profesora de religión nos contó un pequeño resumen del texto, como si fuera una historia real, todos la escuchamos embobados y nos dio la posibilidad de leerlo para obtener algunos puntos extras. También me acuerdo de las clases de lectura con una de mis profesoras de literatura en secundaria. Leíamos los libros todos juntos, cada alumno un párrafo y nos enseñaba a entonar y a darle fuerza y credibilidad a la lectura. Son los únicos recuerdos que tengo de haber disfrutado leyendo. De hecho, desde que acabé esa etapa en la que te obligan a leer, pocos han sido los libros que han pasado por mis manos excluyendo aquellos que me tenía que estudiar.

Reconozco que la lectura nunca ha sido mi punto fuerte, a pesar de que mis profesores la trabajaban, y ahora me pregunto, desde otra perspectiva, desde el principio de mi camino como futura profesora, ¿qué puedo hacer para que mis alumnos disfruten leyendo?

Llobet (2014) en su artículo: la visualización, una estrategia lectora, pretende fomentar el gusto por la lectura y beneficiar la comprensión lectora mediante la estrategia de la visualización. Esta propuesta ha sido llevada a cabo en Barcelona, en el CEIP Tabor, donde los alumnos de primaria realizan una interpretación personal de lo que leen, creando imágenes mentales sobre los textos, antes, durante y después de la lectura. Posteriormente lo comparten con los demás en una tertulia literaria a través de diferentes medios: oral, escrito, plástico o musical. El principal objetivo es trabajar el gusto por la lectura, cómo leer, cómo disfrutar y cómo adentrarse en la trama del libro.

Una propuesta muy interesante, espero algún día tener la posibilidad de ponerla en práctica con mis futuros alumnos.

4e1880cd71b09dfbd7c8f941cffce515

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s