CINCO PANES DE CEBADA

La historia de este libro se desarrolla en Beirechea, un pueblo pequeño de las montañas del Pirineo navarro. Su protagonista es Muriel, una joven maestra, destinada a este lugar tras aprobar unas complicadas oposiciones. Cuando llega a su nueva escuela vive un momento de tristeza al observar las condiciones en las que ésta se encuentra, muy diferente a lo que ella siempre había soñado. Lejos de toda modernidad, con los pocos recursos con los que cuenta, tiene que enfrentarse a un alumnado sencillo e insensible a la cultura.

Muriel va descubriendo el encanto de Beirechea y de su población, analizando su nueva situación como un reto, con ilusión y no como un bache en su camino. Quiere que la  gente del pueblo comprenda que la educación le ayudará a realizar mejor todas las tareas de la vida cotidiana y a resolver mejor los problemas. Para ello crea una biblioteca fomentando el gusto por la lectura entre sus alumnos.

Muriel llega a amar su nueva vida, su nueva casa y su nueva escuela, hasta rechazar el trabajo con el que siempre había soñado. Todos estos sentimientos aumentan al conocer a Javier Arive, un joven agricultor que había intentado sin éxito introducir en el pueblo, técnicas modernas para mejorar el trabajo en el campo. Con él conecta a la perfección, manteniendo una relación sentimental. Ambos comparten numerosos intereses y trabajan juntos  luchando por aumentar el nivel cultural de la gente y la situación agrícola del pueblo.

El final del libro muestra cómo el trabajo de la maestra tiene su recompensa. Una de sus alumnas, Teresa Iparraguirre, aumenta su formación académica, una vez acabada la escuela,  fuera del pueblo.

Es un libro que me ha gustado, pues me he sentido identificada con Muriel, ya que habría tenido el mismo sentimiento si una vez acabada la carrera tuviera que vivir esa situación. El libro explica a la perfección cómo va superando las dificultades y como va cumpliendo sus objetivos con pequeños actos como pintar la escuela, cambiar la disposición de la clase o creando un rincón de lectura. Me habría gustado que la última parte del libro se centrara más en el tema académico y en nuevas técnicas de enseñanza. Por ejemplo, la escuela se podría haber ampliado con nuevas aulas y nuevos cursos aceptando alumnos de pueblos cercanos y aumentando el profesorado.

 

A continuación, voy a ampliar la información sobre escuelas rurales y sobre métodos didácticos de aprendizaje útiles para estos contextos.

En primer lugar, necesitamos entender qué es una escuela rural. En la actualidad el medio rural en nuestro país ha experimentado muchos cambios desde la década de los sesenta hasta hoy en día.  Existen algunas escuelas rurales de dos o tres clases a lo sumo, en pueblecitos donde la mayoría de la población se dedica a tareas agrícolas y ganaderas empleando una tecnología muy poco desarrollada y valiéndose de unos valores propiamente rurales, con cultura bastante homogénea. A estos se les denomina pueblos tradicionales. Otras escuelas están integradas en pueblos que aún sufren la crisis que experimentó una gran parte del medio rural español, entre las décadas de los cincuenta y los ochenta, conocidos como pueblos de transición. Pero también existen escuelas ubicadas en pueblos que han superado la crisis y que, además, experimentan un pequeño resurgimiento gracias a la incorporación de nuevas técnicas como la tecnología en las tareas agrícolas y ganaderas, a los cuales se les denomina pueblos rurales modernos (Feu, 2003: 90-94).

Concretamente, en aquellos pueblos tradicionales o en transición, la mayoría de los profesores que ejercen allí su labor, se sienten impotentes para superar por sí mismos los problemas que afectan a la escuela rural y a su propio desempeño. Las dificultades a las que deben enfrentar generan en ellos actitudes pesimistas que, involuntariamente, se transmite a sus alumnos contribuyendo a una rutina educativa que produce limitados resultados pedagógicos. Las debilidades centrales que los mismos docentes declaran, se vinculan directamente con los procesos de formación inicial, los cuales normalmente, no consideran las características propias del contexto rural, el cual exige una pedagogía diferenciada, contextualizada, que responda a las necesidades de lo local (Maldonado, Escalona, Sepúlveda, 2009: 10).

Good (1996) menciona el caso de una docente que se involucra con un alumno partiendo de la expectativa de que este es creativo, aunque no existen muestras objetivas que comprueben dicha expectativa. Durante el curso escolar, la maestra, realiza actividades que buscan demostrar que el alumno cumpla con las expectativas que ella posee. De esta manera logra, inconscientemente, llevar al alumno a posicionarse en un alto nivel de creatividad. Fueron más los investigadores que llevaron a cabo experimentos como este: Rosenthal, Jacobson y Brophy demuestran resultados consistentes a lo largo de diversas investigaciones (Arancibia, 1999). De esta forma, podemos inferir que las creencias y juicios que los profesores/as emiten en sus alumnos tienen efectos, ya sean positivos o negativos, que generan los resultados esperados. Este principio de actuación a partir de las expectativas de los demás se conoce en psicología como la Profecía Autocumplida o el Efecto Pigmalión (Meyer, 2000). En definitiva, consiste en anticiparse a un hecho y las posteriores acciones que le siguen para se cumpla, y se ha estudiado mucho en el ámbito académico y profesional. Los niños que mejor resultado obtienen en el aula, son aquellos cuyos profesores piensan que lo harán mejor.  A continuación muestro un vídeo explicativo, sobre la película: en busca de la felicidad, de Gabriele Muccino, 2006:

https://www.youtube.com/watch?v=FI6WGiDhse4.

Como expuso Bernal en su texto, Luces y Sombras en la escuela rural, no se trata de buscar una definición sobre escuela rural, sino de ubicarlas según sus características actuales, entre las que se encuentran: la gran diversidad en función del contexto, no hay dos escuelas rurales iguales ni semejantes; la escasa densidad de población y su distribución en territorios muy extensos y separados; profesorado poco preparado y motivado; alumnado heterogéneo de edades diferentes; escasez de niños, en centros pequeños y cierto aislamiento en las comunicaciones; las infraestructuras y los recursos deficientes; la participación y el asociacionismo de las familias no suele ser significativo; una organización diferente a la escuela urbana. Estas características, no las debemos ver como negativas, como algo a mejorar o cambiar, sino todo lo contrario, adoptando un enfoque positivo, como una oportunidad. Ofrece inmensas posibilidades al maestro, con modelos flexibles de organización, potencia el desarrollo de las capacidades de los alumnos y facilita una relación más cercana con los padres y los alumnos, permitiendo la participación real de la comunidad, favoreciendo la innovación y estableciendo interrelaciones constantes con el entorno más cercano. Al contrario que en las grandes ciudades, el entorno rural ofrece la posibilidad de una educación en la que la organización del tiempo es flexible, los espacios de trabajos diversos, las posibilidades inmensas, los límites nulos, etc. En definitiva, donde se puede ser realmente maestro (Bernal, 2005).

En cuanto a los métodos didácticos de aprendizaje que emplearía si me encontrara en la posición de Muriel, y tras los conocimientos adquiridos en estos primeros meses de la carrera, voy a destacar principalmente el aprendizaje experiencial y el aprendizaje servicio.

En primer lugar, se entiende por aprendizaje experiencial a aquel propuesto por Kolb, que basa la construcción, adquisición y descubrimiento de nuevos conocimientos, habilidades y valores, en la reflexión de vivencias. Es decir, su objetivo principal es transformar las vivencias que atraviesan las personas en experiencias de aprendizaje. El alumnos, al percibir y procesar la información, reconoce su estilo de aprendizaje, y con ello sus debilidades y fortalezas, pudiendo trabajarlas.  El profesor a su vez, puede planificar clases y estrategias didácticas adaptadas a todos los estilos para facilitar y potenciar el aprendizaje a partir de la experiencia.

En segundo lugar, y en lo relativo al aprendizaje servicio, decir que consiste en una propuesta educativa que combina procesos de aprendizaje y de servicio a la comunidad en un solo proyecto bien articulado. En él, los participantes se forman al implicarse en necesidades reales del entorno con la finalidad de mejorarlo. El objetivo de este método es unir éxito educativo y compromiso o cohesión social, aprendiendo conocimientos, valores y habilidades sociales, haciendo un servicio a la comunidad y formando a ciudadanos capaces de transformar el mundo.

Son dos propuestas educativas que podrían tener éxito en entornos rurales ya que como dijo John Dewey, en ellas la educación parte de la experiencia real de sus protagonistas, pero de una experiencia realizada cooperativamente,  que redunde en beneficio de la comunidad. Sólo implicándose en el perfeccionamiento del orden social se logrará la plena integración en la sociedad de cada nueva generación. William James por su parte, propuso que estas iniciativas podrían ser vía para inocular en los jóvenes ciertos valores deseables, permitiendo sentirse orgulloso de sí mismo y útil a la sociedad. En definitiva, los niños no son ciudadanos del futuro, sino que son hoy, ya, ciudadanos activos capaces de aportar cosas a la sociedad. Hacer un servicio a los otros, o aprender a partir de las propias experiencias, es una manera de aprender eficaz, porque le encuentran sentido a lo que estudian cuando aplican sus conocimientos.

 

Referencias documentales:

Bernal, J. L. (2005). Luces y sombras en la escuela rural. Departamento de ciencias de la educación. Universidad de Zaragoza. Recuperado de: http://didac.unizar.es/jlbernal/articulos_propios/pdf/01_escruralls.pdf

Encuentroeducare2011 (Canal audiovisual del Encuentro Internacional de Educación (2012-2013) organizado por Fundación Telefónica). (18 de sept. de 2013). Presentación Roser Batlle: Nuevos enfoques educativos. Metodología Aprendizaje-Servicio. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=6NxUcO7A9c8&feature=youtu.be

Fidalgo, A. (2007). El método de Kolb, el “gran desconocido”. Recuperado de: http://innovacioneducativa.wordpress.com/2007/11/12/el-metodo-de-kolb-el-gran-desconocido/

Gómez, J. El aprendizaje experiencial.  Universidad de Buenos Aires, Facultad de psicología. Capacitación y desarrollo de las organizaciones. Recuperado de http://www.ecominga.uqam.ca/ECOMINGA_2011/PDF/BIBLIOGRAPHIE/GUIDE_LECTURE_5/1/3.Gomez_Pawelek.pdf

Maldonado, C., Escalona, E., Sepúlveda, K. (2009). La asistencia técnica educativa a escuelas rurales. Factores a considerar para una nueva forma de implementación. Revista digital eRural, Educación, cultura y desarrollo rural, 6 (11 y 12) Recuperado de: http://www.ub.edu/obipd/docs/la_asistencia_tecnica_educativa_a_escuelas_rurales_factores_a_considerar_para_una_nueva_forma_de_implementacion.pdf

Pérez, M. M. (s.d). El efecto Pigmalión es los docentes sobre sus alumnos. Universidad del Valle, México. Recuperado de: http://www.tlalpan.uvmnet.edu/oiid/download/Efecto%20Pigmalion_04_LX_PE_E.pdf

Puig, J. M., Palos, J. (2006). Rasgos pedagógicos del aprendizaje-servicio. Cuadernos de pedagogía, nº357. Recuperado de: http://www.documentacion.edex.es/docs/0406PUIras.pdf

 

Baquedano, L. (1981). Cinco panes de cebada. Madrid, España: SM, Gran angular.

cinco panes de cebada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s